¿Eres suficientemente inteligente para trabajar en Google?

¿Es usted lo bastante inteligente para trabajar en Google?

Trabajar en Google es la meta de los mejores cerebros. Y tú: ¿alguna vez te has preguntado si podrías superar una entrevista en Google?

A mí ni se me había pasado por la cabeza, hasta que un amigo me regaló un libro titulado precisamente así: ¿Es usted lo bastante inteligente para trabajar en Google? No sé si para trabajar en Google, pero gracias a este libro conseguí mi actual empleo.

// Las preguntas WTF (What The Fuck)

En cuanto has hecho media docena de entrevistas, ya te conoces las preguntas típicas:

  • Dinos 3 defectos tuyos
  • Usa tres adjetivos para definirte
  • ¿Dónde te ves dentro de 10 años?

Pero de vez en cuando algún entrevistador te sorprende con una pregunta WTF que te deja completamente K.O:

¿Cuánto dinero cree que gana diariamente Google con los anuncios de Gmail en España?

Para conocer la respuesta tendrás que llegar al final del post :)

Lo lógico y normal sería quedarse en blanco: es altamente improbable que uno conozca la cifra y que la recuerde en ese preciso momento. Tratar de adivinarla diciendo una cifra al azar tampoco parece recomendable. ¿Cómo salir airoso?

En una entrevista de trabajo las preguntas WTF (What The Fuck) son las que te dejan sin respuesta - Tuitéalo

// Lo importante no es la meta, sino el camino

En otras palabras: lo que el entrevistador espera oír no es la respuesta exacta (2.567.219€, 6 minutos y 10 segundos, 3.517 pelotas de golf), porque de hecho en muchos casos no hay una única respuesta válida, sino que quiere poner a prueba varias de tus capacidades:

A) Análisis

Muchas de las preguntas WTF requieren que sepas analizar bien la pregunta que se te plantea, dar con el problema real (en ocasiones hay “trampas” para desviar tu atención de lo realmente importante) e incluso identificar lagunas de información imprescindible por las cuales el entrevistador espera que preguntes.

B) Cálculo

Para algunas se necesitan conocimientos matemáticos muy avanzados, pero otras simplemente sirven para comprobar que posees cierta agilidad mental haciendo cálculos matemáticos sencillos.

C) Deducción

En otras en cambio lo importante no son los cálculos, sino el proceso de deducción hasta dar con la solución.

D) Improvisación

Lo único que está terminantemente prohibido es no dar una respuesta o contestar un “no lo sé”, porque el entrevistador espera que improvises y busques la mejor respuesta posible, utilizando todos tus recursos (incluida la creatividad: si no lo sabes, te lo inventas).

Con preguntas WTF el entrevistador prueba tu capacidad de analizar, calcular, deducir e improvisar - Tuitéalo

Prueba de que el proceso de pensamiento y resolución del problema es vital, es que en muchos casos estas preguntas van acompañadas de dos instrucciones sencillas:

  • Dibuja y/o escribe todo tu razonamiento y cálculos en un papel o una pizarra.
  • Piensa en voz alta: el entrevistador quiere oír cómo vas descartando ideas, elaborando hipótesis y calculando datos.

En mi caso, también me pidieron que cumpliera estos dos requisitos en la elaboración de mi respuesta sobre las ganancias de Gmail.

// Algunas de las preguntas WTF más surrealistas

¿Cuál es la ecuación más hermosa que haya visto? Explíquela.

Diseñe un plan de evacuación para San Francisco.

¿Se nada más rápido en agua o en sirope?

Imagine que le han reducido al tamaño de una moneda y lo han arrojado a una batidora. Su masa se ha reducido, pero su densidad no es la misma. Las cuchillas empezarán a moverse en sesenta segundos. ¿Qué hace?

Utilice lenguaje de programación para describir una gallina.

¿Cuántos botes de champú se fabrican al año en todo el mundo?

¿Cuánto cobraría por limpiar todas las ventanas de Seattle?

// Qué tipo de empresas realizan este tipo de entrevistas

La buena noticias es que en España no es frecuente encontrarse con este tipo de preguntas.

La mala es la probabilidad de que te entrevisten usando preguntas WTF es mayor de lo que creer: no sólo son habituales en Google, empresas tecnológicas (IBM, Facebook), consultoras (Accenture, Deloitte), y starp-ups, sino también en multinacionales (Glaxo Smith Kline, Bayer) o en empresas en la que la identificación y captación del talento tiene mucha importancia.

Y es, aunque el libro pone a Google como ejemplo paradigmático, hay cierto efecto “moda” y cada vez son más las empresas que están imitando los singulares métodos de selección de este gigante tecnológico.

Así que si en la próxima entrevista te encuentras con una pregunta WTF, no digas que no te avisé :)

// Cómo este libro no me ayudó a trabajar en Google, pero sí a superar una entrevista con éxito

Fíjate si será cada vez más común utilizar las preguntas que hace Google a sus candidatos, que la pregunta de Gmail que contaba al principio me la hicieron en una agencia española de marketing digital. Era la tercera entrevista, la quinta persona con la que me reunía y yo ya no sabía qué más me podían preguntar que no hubiera respondido ya.

Cuando oí la susodicha pregunta WTF, mi primera reacción fue de euforia: “no me puedo creer la suerte que tengo: esto lo he leído en el libro de ¿Es lo bastante inteligente como para trabajar en Google?”.

Acto seguido me invadió el pánico: “no me puedo creer lo desmemoriada que soy: ¡no recuerdo cuál era la respuesta!”.

Y aquí viene lo realmente bueno del libro: aunque te da las respuestas a muchísimas preguntas WTF, no consiste en que memorices los resultados, sino en que aprendas a encontrar por ti mismo la solución y puedas salir airoso no sólo de esas preguntas que cita el libro, sino de cualquier otra que pueda plantearte un entrevistador.

Por eso lo siguiente que hice fue dejar de “panicar” e intentar aplicar 3 de las recomendaciones del libro:

  • Ganar confianza: me recordé que lo importante era ser capaz de dar una respuesta concreta al entrevistador, y quise confiar en que esta pregunta era de las que no tiene una única respuesta válida.
  • Ganar tiempo enumerando en voz alta lo que sabía y lo que no: por ejemplo, no sabía las ganancias diarias de Google en España, luego por ahí no podía seguir, pero lo que sí sabía (algo se me había quedado) es que las ganancias de Google por los anuncios de Gmail apenas representaba un 1%; el dato no servía para hacer cálculos, pero sí para ganar tiempo.
  • Identificar del hilo del que tirar: la pregunta especificaba en España, luego podía ser una pista; esto me llevó a pensar en cuántas serían el número de cuentas de correo Gmail abiertas en España, y de ahí a cuántos internautas españoles somos.

A partir de ahí, fui haciendo suposiciones:

  • de X internautas, el X% tienen cuenta de Gmail;
  • por cada cuenta de Gmail, X anuncios al día;
  • del total de anuncios diarios en Gmail en España, la tasa de apertura será sólo del X%;
  • esa X% de apertura, se traduce en X clics;
  • suponiendo que el CPC medio sea X, multiplicándolo por los X clics, la ganancia diaria con los anuncios de Gmail será X

Pongo X en lugar de datos porque ni recuerdo cuáles fueron las cifras que barajé (lo que sí recuerdo es que fui muy conservadora y tiré muy por lo bajo), ni conozco las cifras correctas que debería haber usado. Y como ya he dicho, tampoco es lo que importa.

Lo mejor de todo es que mi forma de resolver la pregunta no se parece en nada a la forma de resolverla que ofrece el libro. Y sin embargo, superé la prueba: el entrevistador me dijo que la cifra era muy baja, pero que lo daba por bueno porque sí había conseguido llegar a una cifra, mientras que la mayoría de la gente se quedaba en blanco y no sabía dar una respuesta.

// Bonus Track: ¡gracias Alfonso!

Alfonso, compañero de fatigas en el máster que me regalaste este libro, te estaré siempre eternamente agradecida: no solamente disfruté mucho leyéndolo, sino que (¡lo que son las cosas!), gracias a él superé con éxito la entrevista y me ofrecieron el puesto. ¡Te debo unas cañas!