No todo el mundo debe ser activo y publicar en Linkedin

¿Todo el mundo debe ser activo y publicar en Linkedin?

Por qué no todos debemos publicar en Linkedin, por muy importantes que sean las redes sociales para personal branding y búsqueda de empleo.

// La tiranía de las redes sociales profesionales

Cuando hablo de publicar, me refiero a utilizar Linkedin como una red social de forma habitual, no cómo un simple CV online que actualizas de vez en cuando: publicar un enlace interesante sobre tu sector, comentar la publicación de un compañero, recomendar el artículo de un proveedor, etc.

Que si marca personal, que si reclutamiento 2.0,… las redes sociales profesionales han dejado de ser una herramienta útil de notoriedad, posicionamiento y diferenciación, para convertirse en una obligación laboral más que atender en nuestro tiempo libre: parece que todo el mundo ha de ser hiperactivo en Linkedin.

Hace unos días una amiga se mostraba escéptica con esta nueva “tiranía de las redes sociales”: ¿Tiene sentido que todo el mundo tenga que ser activo en Linkedin? - Tuitéalo  independientemente de su profesión, formación y afinidad con las redes sociales?

// No todos debemos publicar en Linkedin diariamente

Es como si todos tuviéramos que tener un blog. Me imagino a un contable muy bueno en lo suyo, un tipo organizado y eficaz que odiara hacer redacciones en el colegio, cuya relación con el mundo digital se limita a leer el Marca, ver series americanas y de vez en cuando poner alguna tontunada en Facebook. ¿En serio vamos a decirle a este profesional competente que además de hacer bien su trabajo, debe de abrirse un blog? Está claro que ni le gusta, ni tiene la formación para ello.

Lo mismo ocurre con Linkedin: si no te gusta y no sabes cómo utilizarlo, ¿es necesario que hagas de tripas corazón y comiences a publicar “porque sí”?

Ojo, que a mí me encanta Linkedin: me resulta una herramienta profesional muy útil, la uso diariamente como red social y me ha dado muchas alegrías. Incluso participo en debates y grupos. Sólo digo que no tiene sentido que sea obligatorio para cualquier profesión o sector.

// Cuando SÍ O SÍ necesitas ser activo en Linkedin

En mi opinión, cuando las redes sociales te dan de comer, Linkedin es un must: disculpadme, pero un profesional de social media completamente desconectado de las redes sociales resulta poco creíble.

Un profesional de #socialmedia que no usa Linkedin es como un gurú de la comida sana con sobrepeso. - Tuitéalo

También lo veo más que recomendable si trabajas en marketing digital, comunicación online, eres blogger, periodista, emprendedor digital o creador de una start-up: si tu ámbito profesional es Internet, deberías mantener una actividad mínima y regular en Linkedin. No podemos recomendar a nuestros clientes/jefes/partners algo que nosotros mismos rehusamos, ¿verdad?

¿Y si trabajas en marketing o comunicación, pero fuera del ámbito digital? En este caso, y sobre todo si no eres muy amigo de las redes sociales, lo ideal sería tener una presencia óptima (perfil completo, recomendaciones, habilidades validades, visibilidad bien configurada, privacidad no muy restringida, etc.) e intentar mantener cierta actividad semanal o quincenal:

  • recomendar o compartir un par de publicaciones de tus contactos
  • publicar una noticia interesante de tu sector
  • buscar al cliente con el que te reuniste la semana pasada y enviarle una solicitud de contacto

// Cuando Linkedin NO es imprescindible

Tener un perfil en Linkedin me parece imprescindible siempre; me refiero cuándo tener actividad y publicar contenidos no es obligatorio para tu carrera profesional:

A) Si tu profesión es 100% offline

No creo que una secretaria de dirección o un conductor de autobús necesiten una estrategia de personal branding en Linkedin.

B) Si tu carrera profesional no depende de tu prestigio/notoriedad online

A un notario su credibilidad se la da su título, no el expertise legal que demuestre en redes sociales.

C) Si tu empresa no necesita una estrategia online B2B

Un empresario enfocado a B2B en un sector poco digital es posible que no necesite una estrategia en Linkedin, sino que encuentre mayores beneficios en el networking tradicional 1.0.

D) Si tu público objetivo no usa Linkedin

Aunque seas community manager, si tu sector es el de la restauración (un sector donde casi todas las empresas son PYMES y cuyos dueños no son precisamente heavy-users de redes sociales), creo que podrías pasarte con un buen perfil aunque no tengas actividad frecuente.

// Consejos para no entusiastas y perezosos

Si estás en el grupo de los que necesitan ser activos en Linkedin pero te da una pereza bárbara, aquí van 3 recomendaciones para que esta red social no se te atragante:

# 1 Si no tienes nada inteligente que decir, lo mejor es callarse

#2 Si te da pereza, búscale una utilidad

Seguro que los 30 minutos semanales en Linkedin te parecerán menos suplicio si descubres que te sirven para estar al tanto de lo que pasa en tu sector, para cotillear lo que hace la competencia o para ayudar a los amigos que buscan trabajo.

#3 No pretendas hacer en una semana lo que no has hecho en años

Es mejor que empieces compartiendo un enlace cada quince días, pero que seas constante, a que una semana seas muy activo y nunca más se supo.

#4 No hagas trampas, no automatices

Si usas Twitter, cuidado con vincular ambas cuentas para que tus tuits se publiquen automáticamente en Linkedin: sé que es muy tentador matar dos pájaros de un tiro, pero piensa en los RT a amigos graciosos o los momentos de indignación tuitera (#hashtagpolíticamenteincorrecto).